Psicoterapia

Gestión emocional y autocontrol

montaña rusa emocional.pngEl autocontrol hace referencia a los procedimientos de terapia cuyo objetivo es enseñar a la persona estrategias para controlar o modificar su propia conducta a través de diferentes situaciones, con la finalidad de alcanzar metas a largo plazo.

Cabe destacar que el paciente juega un papel importante, ya que es el director de su conducta, de modo que será quien la observará, evaluará y modificará. El psicólogo en este caso, es un mero colaborador que ayuda enseñando métodos, la teoría, los principios del cambio de conducta con el propósito de que aprenda a controlar la conducta.

“Hay personas que son incapaces de sobrellevar con paciencia los pequeños contratiempos” (Bertrand Russell, La conquista de la felicidad)

Las personas que presentan lo que llamamos una ‘montaña rusa de emociones’ que, una vez evaluamos en sesión de psicoterapia, observamos que dichos estados emocionales parece que dependen de factores externos (“esa tarde no se quedó y lo pasé fatal, me puso  de los nervios…”; “no supe nada de ella y estuve todo el día mal…”; “me dieron la nota del examen y me amargaron el día, estuve en la cama hasta el día siguiente…”). Efectivamente, muchos problemas psicopatológicos, parecen relacionados con un excesivo control ambiental de la conducta, y las estrategias de autocontrol ayudan a las personas a vencer este dominio y reemplazarlo por un control interno.

El autocontrol pone su énfasis en los objetivos a largo plazo (la demora de la gratificación, la persistencia frente a la adversidad). Incluye técnicas que la persona va a aplicar a través de distintos contextos, lo que supone que los métodos son, en su mayoría, cognitivos: Los individuos adquieren por aprendizaje el programa para cambiar cognitivamente (o mentalmente) y lo aplica para cambiar su conducta manifiesta.

Así, dentro de las estrategias que se tratan para aumentar el autocontrol, está el establecimiento de objetivos, control de la motivación, el castigo y la recompensa internos.

“Se enfurecen cuando pierden un tren, sufren ataques de rabia si la comida está mal cocinada, se hunden en la desesperación si la chimenea no tira bien y claman venganza contra todo el sistema industrial cuando la ropa tarda en llegar de la lavandería.” (Bertrand Russell, La conquista de la felicidad)

 

 

NOTAToda la información incluida en este artículo tiene propósitos informativo. Si necesitas más consultar alguna cuestión o tienes cualquier duda, puedes ponerte en contacto conmigo mediante los datos indicados en el blog.

Dirección y teléfono de contacto:

  • C/ Mejía Lequerica, 3, 3°dcha. despacho 7 – 28004 Madrid
  • Tlf: 668 823 484
  • www.lydiabrea.com

logotipo Lydia Brea COPM

Anuncios