Psicoterapia

Depresión y Ansiedad

DEPRESIÓN

La autoevaluación constituye la base para poder llevar a cabo una serie de técnicas de autocontrol en las sesiones de psicoterapia. Se emplea como introducción para tratar temas referentes a evaluar la eficacia que el paciente dispone a la hora de llevar a cabo determinadas conductas, y la evaluación de las causas que están detrás de dichas conductas.

La llamada autoevaluación negativa, es la que está detrás de muchos procesos de ansiedad y depresión (también la conocemos como la autocrítica destructiva y otros nombres que le colgamos en sesión). Consiste en comparar nuestra conducta con un patrón (metas) impuesto por uno mismo (los “es que yo debería…”; “yo no tendría que haber hecho…”; “ya tendría que haber conseguido…”). Si este patrón es poco más que inalcanzable por ser poco realista, más frustrado y menor probabilidad de alcanzarlo (y ni qué decir de las ‘perlas’ que nos decimos, encima, por no conseguirlo). En función de la historia personal de éxito o fracaso que se tenga ante determinadas situaciones, mejor o peor sentido de autoeficacia se generará. Además, la atribución que realizamos sobre las causas de los sucesos determina en parte la forma en que los individuos manejan sus respuestas ante los acontecimientos que sobrevienen. Aquí podemos hablar de una cierta vulnerabilidad al presentar (por aprendizaje) un estilo de atribución depresivo, que consiste en la tendencia a realizar atribuciones internas, estables y globales para los sucesos negativos, y una atribución externa, inestable y específicas para los sucesos positivos.

Por tanto, puede ser interesante realizar un repaso de ese diálogo interior, detenerte y observar en qué términos te hablas (si por ejemplo es un diálogo exigente, rígido y poco realista), qué te dices. En ocasiones, si reproducimos nuestros autodiálogos como en una transcripción, podemos darnos cuenta de que nos llegamos a decir cosas que no le diríamos a un buen amigo, por ejemplo.

LOGROSMantener este tipo de autodiálogo, genera un gran malestar, llegando a afectarte a nivel emocional, pasando la mayor parte del día triste, irritado o enfadado, surgen problemas con tu pareja, familia, en el trabajo, etcétera. Muchas veces ni siquiera entiendes por qué estás así, únicamente que todo te molesta y no te entienden (a veces ni tú mismo).

No es necesario llegar al límite para acudir a la consulta de Psicología, te recomiendo que cuando te sientas desbordado porque has intentado todo lo que sabes y aun así continúas igual, cuando te encuentres en un estado en el que no sabes cómo hacer frente a las situaciones que sobrevienen, es recomendable acudir a consulta para que el profesional realice una valoración y te asesore.

 

 

NOTAToda la información incluida en este artículo tiene propósitos informativo. Si necesitas más consultar alguna cuestión o tienes cualquier duda, puedes ponerte en contacto conmigo mediante los datos indicados en el blog.

Dirección y teléfono de contacto:

  • C/ Mejía Lequerica, 3, 3°dcha. despacho 7 – 28004 Madrid
  • Tlf: 668 823 484
  • www.lydiabrea.com

logotipo Lydia Brea COPM

Anuncios